martes, 19 de julio de 2011

Tu reputacion-Capitulo 3

Capitulo 3
“Verdades a la luz”
Los últimos días fueron muy pero muy silenciosos. Ni siquiera había un hola o un adiós. Era todo muy seco. Salí de una vez por todas de la cama. Hoy, después del trabajo, me iría al gimnasio. Por cuidar a esta niña hace un tiempo que no voy
Al llegar a la cocina me di cuenta de que Nessie ya había preparado el desayuno. Se veía tan sexy con su uniforme: Camisa blanca dentro de la pollera que llegaba hasta por arriba de las rodillas, con esa corbata desaliñada…
Ya basta Jacob Black. Es solo una niña.
Instintivamente, me acerqué a ella y le empecé a bajarle la pollera
-¿Qué crees que haces?-preguntó tensa
-No deberías ir así a la escuela-dije-no va a un prostíbulo, vas a la escuela
-Voy a fingir que no dijiste eso-dijo-Hey… ¿Por qué no me hablas desde hace una semana?-preguntó
-Debo irme al trabajo-dijo
-Una cosa… después de clases voy al gimnasio, no me esperes-dijo yéndose primero
¿Asi que ella también iba al gimnasio? De todas formas… no podía ser el mismo. Me encamine hacía el auto. Conducí con mucha prudencia, en silencio, totalmente ausente de todo excepto del camino
Al llegar al trabajo me limité a trabajar. Adelanté los que haceres y al concurrir la mañana, me dirigí a almorzar con Leah
-Hola-dijo Besándome-¿Cómo te ha ido?-preguntó
-Como siempre-dije-¿A ti?
El camarero nos dio los menús y pedimos
-Como siempre-dijo-¿Hablaste con Nessie de lo de…?
-Ni siquiera me atrevo a decirle hola-dijo él-¿Cómo voy a preguntarle si es una…?
-Es solo una adolescente-dijo Leah-sé más comprensivo, de verdad
-Eso no es una excusa para…-dije
-Es una etapa difícil-dijo Leah-¿O en tu adolescencia no tenías relaciones?
-Si…-dije-pero no era considerado un…
Nos vimos interrumpidos porque el mesero trajo nuestras órdenes
Comimos hablando de temas vagos, como del trabajo. Leah era secretaria de una empresa de la cual no tenía muchos detalles, pero creía en ella, después de todo, Leah era mi pareja.
Nos despedimos y volví al trabajo. Seguí trabajando y ordenando el papeleo hasta que llegó la hora e irse. Agarré mi bolso del gimnasio, fui al baño y me cambie
Me encaminé hacia el auto y conducí como esta mañana: absorto de todo, en un silencio sepulcral. Al llegar al gimnasio, lo primero que hice fue ir a las maquinas y me empecé a ejercitar. De paso, pasaban unas chicas mirándome o esperando a que las miré, pero yo estaba muy concentrado en mi mismo
-Hola-dijo esa voz conocida
-¿Qué haces aquí?-pregunté
-Te dije que estaría en el gimnasio después de clases… te preguntaría si me estas siguiendo pero en realidad es muy obvio que te ejercitas…aunque si debo preguntar qué haces en el mismo gimnasio que yo…-bromeó
-Vengo aquí desde que tengo 16 años…
-Curioso… yo empecé el año pasado-dije pero me retiré
-Hey…¿Qué te pasa?-preguntó-estas hace una semana como si no existiera
-Mira Renesmee-dije, por primera vez le decía Renesmee-no quiero jugar a tus jueguitos
-¿De qué demonio hablas?
-Mira… se que por una fuerte muy cercana que tienes fama de…-baje un poco el volumen de mi voy-tu sabes…
-¿Y quién te dijo eso?-preguntó
-No te diré…-dije
-Lo harás…-dijo-ya está… cometiste un error, ahora me dices quién fue
-Leah…-dije finalmente
Ella solo pudo estallar a carcajadas…
-¿Qué es tan divertido?-pregunté-es muy serio…
-¿Tienes idea de quién es Leah Clearwater?-preguntó ella aún riéndose
-Ella trabaja de una empresa…-emepcé
-Mira…-dijo Nessie-Leah no trabaja en una empresa… trabaja en “El crepúsculo”
-¿Qué es el crepúsculo?-pregunté
-Un cabaret-dijo y se fue
Me quedé sorprendido y con la mandíbula abierta
-Espera-le dije a Nessie-tú te vienes conmigo
-Hay, está bien pero primero déjame cambiarme-dijo ella
Se fue al vestuario mientras yo me dirigía al de hombre. Me puse una remera gris con unos jeans sueltos y me fui. Nessie tardó más ero salió finalmente.
Nos subimos al auto y me di cuenta de que nos estábamos tan lejos por lo que llegamos pronto.
-Te quedas aquí y no te mueves-le ordené
Ella solo asintió.
Al entrar un anunciador estaba hablando por el micrófono
-Ahora… una sexys lobitas les dan la bienvenida
Había una coreografía donde había chicas que se subían a los caños. Hasta que al fin la vi: era una de las trepadoras. Me fui al instante… no quería ver ni un poco más de eso.
Me subí al auto. Nessie estaba ahí
El camino en auto fue muy silencioso. Llegamos a casa y yo solo me limité a picar algo de la cocina e irme de ahí. Me di una ducha bien fría y me acosté. Lentamente… mis párpados se fueron cerrando 

Tu reputacion-Capitulo 2

“Tu reputación”
Habían pasado una semana desde que estaba a cargo de la pequeña Renesmee y todo era muy sencillo: un simple hola, se iba a la escuela ya mi trabajo, ella volvía, yo volvía tarde un simple buenas noche es y adiós. Cuando le dije que tenía 27, empezó a ignorarme, a lo mejor le gustaba…
IMPOSIBLE. Ella era nada más que una niña y no sería otra cosa para ella era muy evidente. Sumándole el hecho de que no pude terminar con Leah, lo debía hacer esta semana, al parecer se había ido de viaje y necesitaba ir hoy. La llamé para ir a un restaurante y contenta dijo que sí.
Ya eran las siete, ya había terminado mi turno y terminado mis quehaceres en el trabajo por lo tanto era el momento de decirle
Me subí al auto y volví hacia la casa de Nessie. Al llegar me la encontré haciendo sus deberes
-¿Viste una camisa negra?-pregunté
-¿Una formal?-preguntó, asentí-estaba sucia, la lavé, está seca… ¿Era tuya?, oh creí que era de mi padre
Me dirigí a la sala nuevamente, me quité la camisa y me puse la camiseta en la sala. Que idiota, estaba Nessie. Me di vuelta y ni siquiera había volteado para verme
-Iré a mi habitación-dijo-¿Traerás alguien aquí?
-No-dije-me voy-dije apresurado
-A terminar con tu actual pareja-dijo
-¿Cómo lo sabes?-pregunté
-Cuando un hombre esta apurado y solo se pone una camisa formal es para ir  a sacarse un peso de encima o por llegar tarde pero supongo que a esta hora no llegaras tarde así que… mejor te das prisa-me dijo
Asentí y golpeé la puerta de un portazo. Caminé nervioso todo el camino, hasta llegar al restaurante. Vi a Leah al instante y me senté con ella
-Hola-dijo robándome un beso
-Hola Leah-dije
-¿Para qué me citaste?-preguntó-antes de que me contestes… ¿Es verdad que Cuidas a Renesmee Cullen?-preguntó
-Si… ¿Qué pasa con eso?-preguntó
-Nada-dijo casi riendo-solo que… su reputación no es la mejor de todas-dijo
-¿De qué hablas?-pregunté extrañado
-Dicen que que es muy buena en la escuela y todo eso pero no es un angelito… estuvo con más de 30 chicos en toda su vida… y eso solo fueron relaciones formales, imaginarte de citas… no sé cómo es lidiar con alguien como ella, como si sabes si no… tu sabes
-¿Hablas de…?-pregunté y ella asintió antes de que diga la palabra
No pudo. Esa niña no pudo tener relaciones…es muy pequeña
-No puede ser posible…-dije- conozco a sus padres…
-Los Cullen-dijo- lo sé suenan muy correctos y lo son pero el hecho de que casi nunca estén es su casa convirtió a esa niña en una… tu sabes, ramera de aquellas-dijo Leah
-Es una acusación muy grave-dije
-Lo sé, pero estoy completamente segura de que es cierta-dijo-y no contestaste mi pregunta… ¿Para qué me citaste?-preguntó
-Solo quería pasar un buen momento con mi novia-dije sonriendo falsamente
Sonrió y nos dedicamos a ver el menú. Conversamos de cosas simples y luego nos despedimos con un amargo beso, y me encaminé al auto
Mientras conducía no dejaba de pensar en lo que había dicho Leah. Ella no tenía fama de mentirosa, es mas… era muy sincera respecto a todo, tenía razones para creerle a ella pero, en cierto punto, no quería creerle a Leah.
Llegué a la casa antes de lo que pensé. Entré y vi a Renesmee.  Se había quedado dormida sobre el sofá. La levante con cuidado y la llevé a su habitación. Con un brazo abrí las sabanas y luego la coloqué cuidadosamente sobre ella y la tapé. Bajé nuevamente y vi un momento de hojas de tarea. Como tenían numero, las acomodé por eso y lo dejé dentro de su libro encima de la mesa de comedor. Por alguna razón estaba deprimido. Agarre un vodka de la barra de licores y lo tomé del pico. Cuando lo acabé, no recordé más…

Tu reputacion-Capitulo 1

Tu reputación
Capitulo 1
Primer encuentro
Y ahí estaba yo: en una tarde de invierno otoñal pasando por un instituto privado, creo que se llamaba Abraham. Hoy saldría con Leah y terminaría con ella… era una decisión tomada. Sé que suena muy cretino lo que digo pero simplemente no puedo evitarlo. Jamás logro enamorarme aunque quiera hacerlo y Leah no era la excepción.
Mientras salían un montón de estudiantes del instituto, yo caminaba sin un rumbo fijo mirando mis pies cuando…
-¡Fíjate por donde caminas!-me grito una chica
Todas sus cosas estaban desparramadas. Sus libros y sus cuadernos, ni una hoja suelta. Tome uno de sus cuadernos y su mano se poso con la mía. El tacto provocó un choqué estático me levante para mirarla y me encontré con la niña, mejor dicho mujer más bonita que había visto: Cabello rizado colorado, ojos marrón chocolate, labios carnosos y definido y un cuerpo muy bonito
-Lo siento-dije
Hizo caso omiso a mi disculpa y se fue molesta. Esa chica si que tenia carácter
Mientras caminaba, no podía dejar de pensar en esa chica… la había visto una vez y podría jurar que ya la conocía. Me recordaba a alguien… sus ojos marrón chocolate, su cabello cobrizo, sus rizos, se parecía a…
Un zumbido proveniente de mi bolsillo interrumpió mis pensamientos
Era mi teléfono. Vi el identificador y daba desconocido
-¿Hola?-pregunté confundido
-Disculpe… ¿Usted es el señor Black?-preguntó
-Si… ¿Quién es usted?
-Hablo del hospital Usher-dijo una voz masculina-¿Usted conoce a la señorita Isabella Marie Swan?
-Si-dije automáticamente-¿Paso algo?
-Tuvo un accidente automovilístico
Me quede estático por unos momentos pero luego reaccione…
-Voy papa allá-dije

-Bella-dije desesperado
La abracé lo más fuerte que pude al instante…
-Jacob, clámate-dijo
-Disculpa-dije avergonzado-pero cuando me llamaron… ¿Cómo esta Edward?-pregunté
Le sorprendió mi pregunta, pero era obvio. Yo estaba enamorada de Bella pero ella de Edward, ella quedo embarazada a sus 18 y nunca tuve la oportunidad de conocerla a la niña en 15 años
-Te llame por un favor-dijo
-Lo que necesites Bella-dije al instante
-Edward y yo deberemos quedarnos un par de meses en el hospital por unos asuntos-dijo-y necesito que cuides a Renesmee, mi hija
-Sabes que no se me dan los niños-dije
-No es una niña-protestó-tiene 15 años, estudia sola y se maneja perfectamente, eso si te advierto que es algo… odia que la controlen
Debería hacerlo por Bella, ella era mi amiga y haría lo mismo por mí. Pero no se me daba lo de cuidar niños, mucho menos niñas asi que…
-Esta bien-dije rendido
-Bien-dijo sonriendo-ve a mi casa, dile lo que paso y entenderá perfecto
Ella me anotó la dirección y me encaminé hacia allí. Al llegar me di cuenta que no estaba tan lejos de mi casa. Toqué el timbre y espere no más de unos cuantos segundos al darme cuenta que era ella…
-¿Qué haces aquí?-preguntó
-Tus adres tuvieron un choque-dije-pero están bien, pero deberán permanecer en el hospital un par de meses y me pidieron que te cuide
-¿Sabes? Puedo cuidarme sola
-Nessie… eres menor de edad-dije
-¿Cómo me llamaste?-preguntó
-Nessie, Renesmee suena muy complicado-bromeé
-¿De dónde conoces a mi familia?
-Conozco a tu madre, amigos de la infancia-dije-¿Podrías dejar de hacerme le cuestionario del ciclo? Tu madre se llama Isabella Swan y padre Edward Cullen, ella te tuvo a sus 18 y tu tienes 15 ¿Me crees?-pregunté frustrado
-Pasa-dijo rendida